Temas de Produción en Galicia

TERCEIRA ÉPOCA

06 noviembre 2009

Carrefour abre una guerra de precios con Mercadona

La guerra ha estallado. El caldo de cultivo de los últimos meses –aderezado con la crisis económica y la competencia entre las marcas blancas y las del fabricante– tuvo ayer su estallido final en los hipermercados de la cadena francesa Carrefour. En dos de sus centros de Madrid, el supermercado ha colocado en sus lineales comparativas entre sus precios y los de la cadena española Mercadona.

En concreto, el grupo francés ya ha puesto en marcha esta medida, aún “en pruebas”, en dos centros de la Comunidad de Madrid, Hortaleza y San Sebastián de los Reyes.

En estos hipermercados, se han colocado unos 200 productos de alimentación y droguería en los que se puede ver esta comparativa con los precios de Carrefour y los de Mercadona. En los carteles, el grupo ha colocado también la fecha en que se recogieron los precios ante el posible cambio de los mismos.

Carrefour se ampara en el derecho a la publicidad comparativa para poner en marcha esta campaña, una práctica que “ya es muy común en Estados Unidos y Francia”.

Según la ley, la publicidad comparativa es legal siempre que se haga con datos objetivos –como los precios– y no se utilicen cifras engañosas y falsas.

En este caso, Carrefour compara los precios tanto de marca propia como de marcas de distribuidores. Fuentes de la empresa han afirmado que aún no ha tomado una decisión definitiva sobre la medida, por lo que no han confirmado si se extenderá a todos sus centros en España.



COMPETENCIA

La técnica de la publidad comparativa es “perfectamente lícita”, según explicaron a Xornal de Galicia, fuentes de la Unión de Consumidores Españoles (UCE), que reconocen que este tipo de campaña se usa en otras cadenas de supermercados –Lidl es una de ellas– y no constituye, en principio, ninguna irregularidad.

En este sentido, explicaron que para que este tipo de publicidad se considere “leal” debe comparar “exactamente” el mismo tipo de producto y la misma cantidad. Es decir, la comparativa sería válida si se trata, por ejemplo, de dos detergentes iguales –de marca blanca o del fabricante– y del mismo tamaño. “Sin embargo, si el detergente incluye, por ejemplo, algún tipo de quitamanchas, ya no se trata de productos idénticos y la publicidad se consideraría “desleal”.

Por ello, apuntaron que el trabajo de las asociaciones de consumidores tendrá que centrarse en comprobar que la campaña de Carrefour es “verificable”. Es decir, si cumple con los requisitos expuestos anteriormente para que la publicidad no sea tachada de “desleal” o si se trata simplemente de una técnica de publicidad comparativa.



“SERÁ BENEFICIOSO”

En cuanto al efecto de esta técnica sobre el consumidor final, desde UCE apuntaron que “será beneficiosa” en cuanto a los precios. “La medida de Carrefour dará que hablar, y eso es bueno porque desencadenará una guerra y, posiblemente, acabarán bajando los precios”.

Esta nueva “guerra”, asegura, viene a constatar el impulso de las marcas blancas en el mercado a consecuencia de la crisis, que refuerza la estrategia de cadenas como Mercadona, basadas en la promoción de sus propias marcas como líderes en sus lineales.


Máis

2 comentarios:

  • A las 11:38 , Anonymous Anónimo ha dicho...

    Usando el sitio http://www.supercomprador.es se puede comparar el precio de los productos de los supermercados

     
  • A las 17:25 , Anonymous Anónimo ha dicho...

    Me parece bien que informen de todo lo posible para que los consumidores decidamos en consecuencia, sin embargo creo que al ser las marcas blancas poco recomendables, sean de donde sean, es dificil elegir porque para empezar no son iguales, cada una es de su padre y de su madre.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal